Ciudad de Coatzacoalcos

El día 8 de diciembre de 1936, por decreto del Estado N° 34, la Ciudad de Puerto México cambió su nombre por el de Ciudad de Coatzacoalcos. La iniciativa de ley la presentó en la Legislatura Local el diputado don José de Jesús Núñez y Domínguez quien, posteriormente en 1944 pronunciara el discurso inaugural de la Universidad Veracruzana en Jalapa. El Gobernador era el Lic. Miguel Alemán Valdés y el Presidente de la República el Gral. Lázaro Cárdenas; el presidente municipal era don Pablo Vidaña. Así viene a ser la gran Ciudad de Coatzacoalcos.

Las discusiones por el cambio de nombre fueron casi sismológicas: Puerto México llevaba oficialmente en sí el nombre del país, como no lo tiene la misma nación, la cual se llama Estados Unidos Mexicanos, sin llevar la palabra México. La ciudad se sentía portadora y custodia de ese nombre y por lo mismo dueña de garbo y prosapia. Ni las monedas ni el Escudo ni la Constitución dicen México, como lo ostentaba el nombre del Puerto. Por eso pasó algún tiempo para que se comprendiera que se había rescatado su raíz original. Coatzacoalcos ya estaba acostumbrado a la grandeza: la primera vez que fue Villa tuvo el nombre del Espíritu Santo.

El pueblo no usó de inmediato el nuevo nombre sino que siguió con el anterior, salvo en el trámite oficial, y por un tiempo mayor le llamó sencillamente “Puerto”. La ciudad tiene su Escudo: en 1939 la Cámara de Comercio solicitó al ingeniero Manlio Abel P. Dávila que lo diseñara, es el Escudo actualmente en uso. En 1985 la Legislatura lo aprobó con las modificaciones que le hiciera el Cronista de la Ciudad Lic. Roberto Bencomo Estrada. Así se formó Coatzacoalcos, en esos lugares y con esos nombres: Coatzacoalco, Villa del Espíritu Santo, La Barra, El Fortín, el Puerto de Coatzacoalcos, Puerto México y Coatzacoalcos.

A la mitad del siglo pasado, después de los cincuentas, el progreso la proyectó y aún no cesa el estallido; las carreteras, los puentes, Coatza Uno, Coatza Dos, el Calzadas, y las petroquímicas la hicieron el complejo industrial más grande de la América Latina. También después de los cincuenta la Dipasa, de la familia Pavón de Acayucan, desde la esquina de Juárez y Corregidora inició la llegada de las franquicias departamentales que ahora ya no caben ni en Plaza Cristal ni en Forum, convirtiendo al Puerto en una Mega ciudad. En 1940 apenas si nacía una Escuela Secundaria. Hoy tenemos varios Campus Universitarios, muchísimos colegios de primera categoría y muchas instituciones de cultura con una magnífica Casa de Cultura.

Ahora es una ciudad sorprendentemente grande, en continuo crecimiento, como si quisiera llegar hasta el cerro de San Martín. Coatzacoalcos es un puerto abierto al mundo, al progreso y al futuro, nacido con el abolengo de la estrella que está en el cielo.

Investigación: Dr. José Lemarroy Carrión.
Cronista de la ciudad de Coatzacoalcos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*